Home Internacional La OTAN enfrenta su mayor desafío desde la Segunda Guerra Mundial, dice el secretario general Stoltenberg

La OTAN enfrenta su mayor desafío desde la Segunda Guerra Mundial, dice el secretario general Stoltenberg

by Editor

Emitido el:

Los líderes de la OTAN se dispusieron el miércoles a invitar a Finlandia y Suecia a unirse después de que Turquía retirara sus objeciones a su membresía. La alianza buscó renovar sus defensas en una cumbre dominada por la guerra en Ucrania.

OTAN líderes se sentaron el miércoles para tratar de convertir un sentido urgente de propósito desencadenado por Rusiala invasión de Ucrania en acción, y para reparar cualquier grieta en su unidad sobre el dinero y la misión.

Secretario general Jens Stoltenberg dijo que la alianza se reunía en Madrid “en medio de la crisis de seguridad más grave que hemos enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial.”

La invasión de Rusia a su vecino ha hecho añicos la paz de Europa y ha llevado a la OTAN a enviar tropas y armas al este Europa en una escala no vista desde la Guerra Fría.

Los miembros de la alianza también han enviado miles de millones en ayuda militar y civil a Ucrania. Los 30 líderes de la OTAN escucharán directamente al presidente de Ucrania Volodymyr Zelenskyquien probablemente les pedirá que hagan aún más cuando se dirija a la reunión por enlace de video.

El presidente estadounidense Joe Bidencuyo país proporciona la mayor parte del poder militar de la OTAN, dijo el martes en Madrid que la alianza estaba “tan unida y galvanizada como creo que nunca lo hemos estado”.

Pero los aliados de la OTAN están mostrando signos de tensión a medida que el costo de la energía y otros bienes esenciales se ha disparado en medio de la guerra y las duras sanciones occidentales contra Rusia. También hay tensiones sobre cómo terminará la guerra y qué concesiones debería hacer Ucrania, si es que hay alguna, para detener la lucha.

El dinero también podría ser un tema delicado: solo nueve de los 30 miembros de la OTAN cumplen actualmente el objetivo de la organización de gastar el 2% del producto interno bruto en defensa.

El primer ministro británico, Boris Johnson, cuyo país sí dio en el blanco, instó a los aliados de la OTAN a “ahondar para restaurar la disuasión y garantizar la defensa en la próxima década”.

La guerra ya ha provocado un gran aumento de las fuerzas de la OTAN en Europa del Este, y se espera que los aliados acuerden en la cumbre aumentar casi ocho veces la fuerza de reacción rápida de la alianza, de 40.000 a 300.000 soldados para el próximo año. Las tropas estarán basadas en sus países de origen, pero dedicadas a países específicos en el flanco este de la OTAN, donde la alianza planea acumular reservas de equipos y municiones.

Biden estableció planes para reforzar la presencia militar estadounidense en Europa, con más tropas estadounidenses en el este y dos destructores más de la Marina con base en Rota, España.

Stoltenberg dijo que la OTAN estaba realizando “la mayor revisión de nuestra defensa colectiva desde el final de la Guerra Fría”.

Los líderes también están listos para publicar el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN, su conjunto de prioridades y objetivos de una vez por década.

El último documento de este tipo, de 2010, calificaba a Rusia de “socio estratégico” de la OTAN. Ahora Rusia está lista para ser declarada la amenaza número uno de la alianza. El documento también establecerá el enfoque de la OTAN sobre temas que van desde la ciberseguridad hasta el cambio climático, y el creciente alcance económico y militar de China.

Por primera vez, los líderes de Japón, Australia, Corea del Sur y Nueva Zelanda asisten a la cumbre como invitados, un reflejo de la creciente importancia de la región del Indo-Pacífico.

Stoltenberg dijo que China no era el adversario de la OTAN, pero planteaba “desafíos a nuestros valores, a nuestros intereses y a nuestra seguridad”.

Biden tenía previsto celebrar una inusual reunión conjunta con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, y el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, al margen de la cumbre, centrada en el programa nuclear de Corea del Norte.

La cumbre comenzó con un problema resuelto, luego de que Turquía acordara el martes levantar su oposición a que Suecia y Finlandia se unan a la OTAN. En respuesta a la invasión, las dos naciones nórdicas abandonaron su estatus de no alineados y solicitaron unirse a la OTAN como protección contra una Rusia cada vez más agresiva e impredecible, que comparte una larga frontera con Finlandia.

La OTAN opera por consenso, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había amenazado con bloquear a la pareja nórdica, insistiendo en que cambiaran su postura sobre los grupos rebeldes kurdos que Turquía considera terroristas.

Después de conversaciones urgentes de alto nivel con los líderes de los tres países, el secretario de la alianza, Stoltenberg, dijo que el punto muerto se había despejado.

Turquía elogió el acuerdo del martes como un triunfo y dijo que las naciones nórdicas acordaron tomar medidas enérgicas contra los grupos que Ankara considera amenazas para la seguridad nacional, incluido el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, o PKK, y su extensión siria. Dijo que también acordaron “no imponer restricciones de embargo en el campo de la industria de defensa” a Turquía y tomar “medidas concretas sobre la extradición de criminales terroristas”.

Stoltenberg dijo que los líderes de la alianza de 30 naciones emitirán una invitación formal el miércoles a los dos países para que se unan. La decisión debe ser ratificada por todas las naciones individuales, pero dijo que estaba “absolutamente seguro” de que Finlandia y Suecia se convertirían en miembros.

Stoltenberg dijo que esperaba que el proceso terminara “bastante rápido”, pero no fijó un tiempo para ello.

(AP)

Contenido relacionado