Home Internacional Francia cumple 60 años desde que los Acuerdos de Evian pusieron fin a la guerra de Argelia

Francia cumple 60 años desde que los Acuerdos de Evian pusieron fin a la guerra de Argelia

by Editor
Francia cumple 60 años desde que los Acuerdos de Evian pusieron fin a la guerra de Argelia

Francia conmemoró los 60 años desde la firma de los Acuerdos de Evian, que pusieron fin a la guerra de Argelia y allanaron el camino para la independencia de Francia, en una ceremonia en el Palacio del Elíseo el sábado.

En los 60 años desde Argelia ganó la independencia de Francia, las crisis bilaterales a menudo han sido alimentadas por la política interna. Sin embargo, algunos expertos dicen que las dos partes tuvieron relaciones sorprendentemente buenas durante cuatro décadas, y fue solo en la década de 1990 cuando las cosas comenzaron a desmoronarse.

“En general, a pesar de las apariencias y las críticas, ha habido una relación estable y muy equilibrada”, dijo Luis Martínez, investigador magrebí de la Universidad Sciences Po de París.

Eso es a pesar de la devastación causada por la guerra de independencia de ocho años que finalmente terminó después de la firma del Acuerdos de Evian el 18 de marzo de 1962.

Los historiadores franceses dicen que murieron medio millón de civiles y combatientes, 400.000 de ellos argelinos, mientras que las autoridades argelinas creen que murieron alrededor de 1,5 millones.

Bajo el general francés Charles de Gaulle, cuya administración firmó los acuerdos, y su sucesor Georges Pompidou, París tenía buenas relaciones con Argel. Lo mismo era cierto bajo François Mitterranda pesar de que había sido ministro del Interior cuando comenzó la lucha armada por la independencia de Argelia en 1954 y seguía oponiéndose a la independencia del país.

“Mitterrand estaba rodeado de gente del Partido Socialista, todos pro-FLN”, dijo el historiador Pierre Vermeren, refiriéndose al Frente de Liberación Nacional que lideró la revuelta y ha dominó la política argelina desde entonces.

Mitterrand “pudo quedarse en un segundo plano” y dejar que otros se ocuparan de Argelia, dijo Vermeren, profesor de la Universidad de la Sorbona.

A Francia se le permitió continuar con sus pruebas nucleares en el Sáhara argelino hasta 1967, y De Gaulle logró negociar un acuerdo secreto con el nuevo estado argelino para permitir las pruebas de armas químicas hasta 1978.

Pero en 1992, París provocó molestias al criticar a Argel por suspender las elecciones después de que los partidos islamistas ganaran la primera vuelta.

Argelia retiró a su embajador en respuesta.

La cancelación de las urnas desencadenó otra década de conflicto devastador, que solo terminó después de una oferta de amnistía de Abdelaziz Bouteflikaquien se convirtió en presidente en 1999.

A pesar de estar cerca de Francia, Bouteflika hizo uso del discurso anti-francés, principalmente para consumo interno, dijo Vermeren.

“Para recuperar el control de la esfera ideológica y política después de la guerra civil, [the Algerian leadership] ‘olvidó’ que Francia los había ayudado a luchar contra los islamistas”, dijo.

“Volvieron a su enemigo tradicional”.

‘Buenos lazos en secreto’

Bajo Bouteflika, los líderes argelinos usaron un lenguaje cada vez más fuerte contra Francia, acusándola de haber cometido “genocidio” durante los más de 130 años de ocupación de Argelia.

Luego, en 2019, un gran movimiento de protesta derrocó al autocrático Buteflika después de dos décadas en el poder, pero el nuevo régimen ha mantenido el discurso anti-francés.

Los observadores dicen, sin embargo, que la cooperación a puerta cerrada ha sido sorprendentemente estrecha. A partir de 2013, Argelia permitió que las fuerzas francesas usaran su espacio aéreo para llegar a Mali para su batalla contra los yihadistas que amenazaban con invadir el país.

Según Naoufel Brahimi El Mili, que ha escrito un libro sobre 60 años de “historias secretas” entre los dos países, “las relaciones franco-argelinas son buenas cuando están en secreto. Son más hostiles cuando están en público .”

Las relaciones continuaron siendo buenas con Emmanuel Macron, quien se convirtió en presidente después de una campaña electoral en la que visitó Argel, donde describió la colonización como un “crimen contra la humanidad”.

Tras asumir el cargo realizó varios gestos encaminados a curar heridas pasadas a ambos lados del Mediterráneo.

Pero se negó a disculparse por el colonialismo, un tema muy sensible en Francia, que durante décadas vio a Argelia como parte integral del territorio francés y donde el discurso de extrema derecha ha ido escalando.

Los comentarios informados en octubre pasado empañaron las esperanzas en torno a la reconciliación. Macron acusó al “sistema político-militar” de Argelia de reescribir la historia y fomentar el “odio hacia Francia”.

En comentarios a los descendientes de los luchadores por la independencia, informados por Le Monde, también cuestionó si Argelia había existido como nación antes de la invasión francesa en el siglo XIX.

Una vez más, Argelia retiró a su embajador.

Argelia vota a Macron

Ahora, mientras se avecinan las elecciones presidenciales francesas en abril, las relaciones parecen estar mejorando nuevamente. Millones de ciudadanos franceses de origen argelino y descendientes de europeos que se fueron después de la independencia se encuentran entre los que votan.

“Argelia votará por Macron”, dijo el autor El Mili. “Los argelinos están convencidos de que un Macron II será más audaz”.

Xavier Driencourt, ex embajador de Francia en Argelia, compartió esa opinión. “Ellos no quieren [conservative candidate] Valérie Pecresse, que tiene un tono bastante derechista, y definitivamente no [Eric] Zemmour o Marine Le Pen”, dijo, refiriéndose a dos aspirantes presidenciales de extrema derecha.

Sin embargo, queda mucho por hacer. Martínez de Sciences Po dijo que los comentarios de Macron habían hecho mucho daño.

“Regresarán a la mesa de dibujo y tratarán de ver en qué pueden ponerse de acuerdo”, dijo.

El ex enviado Driencourt comentó que “se necesitan dos lados para tener una relación”, y agregó: “No soy muy optimista”.

(FRANCIA 24 con AFP)

Contenido relacionado