Home Emprendimiento Chocolates con oro de 24 kilates, la apuesta de Magno Chocolates | Emprendimiento | Negocios

Chocolates con oro de 24 kilates, la apuesta de Magno Chocolates | Emprendimiento | Negocios

by Editor

Con la idea de encontrar junto a su pareja, que vivía en Estados Unidos, la manera de estar juntos en un solo lugar, Nataly Nicholls Urrego, ingeniera biomédica de profesión y especialista en gerencia de mercadeo, creó en 2017 Magno Chocolates, una marca de chocolates que combina el arte con el sabor único del cacao colombiano.

(Melao Mimila: chaquetas de colores que rompen moldes).

La mamá de Nataly es artista empírica, y durante toda su vida ha pintado cuadros. Por lo que, la vena artística la heredó de ella, y la impulsó a crear un producto diferenciador para ofrecer inicialmente en el mercado colombiano, pero que hoy en día se vende también en Estados Unidos.

“Me di cuenta que los chocolates en Colombia no tienen el valor agregado del arte, ni el sabor único del cacao, porque la mayoría de los que se producen en el país, y que son decorados, son de masa glasé, es decir, una masa de sabor a chocolate, pero no es chocolate real”, señala Nataly, fundadora y directora comercial y creativa de la marca.

(Juan Choconat, el cacao colombiano que ya llega hasta Singapur).

De allí nació el concepto de que los chocolates fueran gemas preciosas decoradas con una laminilla de oro de 24 kilates, los cuales además se caracterizan porque cada uno tiene un diseño artístico diferente, y un empaque llamativo que también marca la diferencia y es un referente en el mercado.

Magno Chocolates

Magno Chocolates

Magno Chocolates

“Es oro de 25 kilates en versión muy delgada, el oro se pasa por unos rodillos y se aplana a tal punto que queda una laminilla exageradamente delgada, incluso si no se usa con las herramientas que es, se puede pegar en las manos. Es comestible y es muy utilizada en el mundo de la gastronomía y la repostería. No tiene sabor, el oro se usa más para conceptualizar el hecho de que son joyas de chocolate, gemas de chocolate”, detalla Nicholls.

El negocio fue creciendo poco a poco, y las ventas por redes sociales y el voz a voz se hicieron cada vez más fuertes. Dos años después, en 2019, ya habían empleado a 5 personas. Hoy en día generan cerca de 11 empleos en el país y cuentan con centros de distribución tanto en Bogotá, como en Medellín.

“En la pandemia crecimos de manera acelerada un 365% aproximadamente, es decir, las ventas del 2020 fueron 4,6 veces las del 2019. Uno de los factores más importantes es que como la gente no se veía, se mandaban muchos regalos y todas las cajas que hacemos cuentan una historia referente a las relaciones ”, dice la fundadora de la marca.

(El emprendimiento de moda que usa algodón reciclado en sus prendas).

Y agrega: “Por ejemplo, para el día de Amor y Amistad, tenemos una que se llama ‘Retro Pic’, con una onda vintage, viene con una foto en formato polaroid y una carta personalizada con los chocolates”.

Magno Chocolates

Magno Chocolates

Magno Chocolates

Actualmente, la marca ofrece cajas desde $32.000 hasta $120.000, las cuales incluyen varios tipos de chocolates (blanco, de leche, semioscuro y oscuro) y de rellenos con sabores naturales. Incluso, tienen una presentación que se llama: Cata de Chocolate y Café, en la que vienen tres chocolates de tres orígenes de Colombia (Tumaco, Arauca y Sierra Nevada) y con tres tipos de café que combinan con el sabor del chocolate.

Entre los próximos proyectos de Magno de Chocolates está el lanzamiento, que se realizará a final de año, de una línea de barras de chocolate buscando llegar más al consumo personal, y no solo de regalo. Las cuales se podrán comprar de manera individual o en un kit de tres. También lanzarán la página web dirigida al mercado estadounidense donde buscan fortalecer sus ventas.

(Konkretus, el diseño como portavoz de la cultura latinoamericana).

Para la fundadora de Magno Chocolates, lo más importante a la hora de emprender es la pasión con la que se realizan las cosas. Y, para ella, otro consejo sería “tener un trabajo, o ser empleada de una empresa, mientras se está empezando con el emprendimiento, hasta conseguir una estabilidad económica, pues la inversión inicial es la más elevada”.

SILVIA VIVIANA GÓMEZ P.
PORTAFOLIO

Fuente: www.portafolio.co

Visitar enlace

Contenido relacionado