Home Economía y Finanzas Tasas del Banco de la República | efectos de las alzas de intereses – Sector Financiero – Economía

Tasas del Banco de la República | efectos de las alzas de intereses – Sector Financiero – Economía

by Editor
Banco de la República: impacto que podría tener una nueva subida de tasas - Sector Financiero - Economía

Por quinta vez en seis meses, la junta directiva del Banco de la República aumentó este jueves su tasa de interés, que pasó de 4 a 5 por ciento efectivo anual.

Se trata de los intereses que el banco central les cobra a los bancos comerciales en préstamos a muy corto plazo, es decir que influye en las tasas que, a su vez, la banca comercial paga a los ahorradores y cobra a los deudores.

(Puede leer también: Posible rapiña mundial de fertilizantes mueve alarmas y acciones en el país)

Los efectos de estas medidas que puede esperar la gente son que se contenga el ritmo al que vienen subiendo los precios de la canasta familiar en el país y el mundo por la crisis logística global; que en los empresarios haya expectativas que los lleven a moderar ajustes en sus precios, y que haya aumentos en los intereses para el ahorro y para los nuevos préstamos.

Desde octubre hasta este jueves, los miembros de la junta liderada por el gerente Leonardo Villar han subido en cinco ocasiones elevar los tipos de interés hasta el nivel actual de 5 por ciento. En total, la subida ha sido de 3,25 puntos.

El efecto más importante que se espera para el bolsillo es frenar la persistente inflación, que según los últimos datos del Dane, en febrero se ubicó en 8,01 por ciento anual.

(Además, lea: Bananeros colombianos piden un precio justo al mercado europeo)

El efecto más importante que se espera para el bolsillo es frenar la persistente inflación, que según los últimos datos del Dane, en febrero se ubicó en 8,01 por ciento anual, muy de lejos del rango meta del Emisor, que se ubica entre 2 y 4 por ciento.

Según un análisis de BBVA Research, estos incrementos adicionales a los ya observados, servirán para contener la presión de los altos precios de las materias primas por cuenta del conflicto en Europa y la presión de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, hechos que se suman a la crisis global de suministros que causó la pandemia.

Esta decisión se toma para proteger la capacidad adquisitiva de los colombianos, que es muy importante para garantizar un ingreso real suficiente que permita también un buen comportamiento de la demanda”, indicó el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo.

(Le recomendamos leer el informe Especial: Así está la economía colombiana, dos años después del encierro)

Estímulo para los ahorros

Para llegar a este punto, se espera que las alzas del Emisor lleven a un aumento de las tasas para los ahorradores y para los nuevos créditos que tomen los colombianos y las empresas, como parte del efecto natural de transmisión del fuerte ajuste en la tasa de intervención.

Al subir los intereses, se espera estimular más el ahorro y enfriar el alto aumento del consumo en el país, que contribuye a presionar los precios. Como dice Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, “la inflación ha venido subiendo muchísimo, pero adicionalmente porque, por lo menos hasta ahora, lo que nos están mostrando en números hasta febrero es que la economía sigue teniendo inercia y creciendo de manera saludable, mientras que el desempleo ha venido cayendo de manera importante”.

Así, quienes se aprestan a constituir títulos como CDT posiblemente tengan acceso a mejor remuneración con el paso del tiempo. Algunos expertos han encontrado que el efecto de los incrementos del Emisor se comienzan a sentir entre 6 y 8 meses en la banca comercial, y ya van 6 meses desde que el banco central inició sus ajustes.

El ritmo de los aumentos está ligado al costo del dinero que pagan las entidades en las captaciones, ya que en la medida en que van venciendo los plazos de depósitos como los CDT o sube la competencia entre entidades, algunas comienzan a ofrecer mayores tasas a sus ahorradores.

En cuanto a los créditos, el hecho de buscar mantener controlada la inflación podrá contribuir a reducir el costo de los préstamos de vivienda en UVR, cuya variación está ligada al índice de precios al consumidor (IPC).

En otro tipo de créditos, las empresas e individuos que están pensando en sacar dinero prestado, si ya lo decidieron seguramente tomar los préstamos ahora les podría generar condiciones más favorables que dentro de unos meses.

La transmisión del costo del crédito se aplica a los nuevos préstamos porque los desembolsos pasados mantienen la tasa a la que fueron pactados, según el contrato firmado entre las entidades y los clientes. En los préstamos de vivienda atados a la UVR, la variación de la inflación es parte de las condiciones contractuales y por eso es de esperar que las condiciones mejoren para créditos ya existentes una vez los precios cedan.

Fuente: www.eltiempo.com

Visitar enlace

Contenido relacionado