Home Economía y Finanzas Negocio del tapabocas busca su futuro ante un menor uso | Finanzas | Economía

Negocio del tapabocas busca su futuro ante un menor uso | Finanzas | Economía

by Editor
Negocio del tapabocas busca su futuro ante un menor uso | Finanzas | Economía

Desde el pasado 1 de marzo los colombianos pudieron decirle adiós al tapabocas en espacios abiertos. Este nuevo patrón de comportamiento, al que se llega gracias a un óptimo nivel de vacunación contra el virus de covid-19, también embate vientos de cambio a las empresas comercializadoras de estos insumos médicos.

(Consejos para quitarse el tapabocas en espacios abiertos).

Y es que el tapabocas se convirtió en un elemento fundamental para la “nueva normalidad” de la ciudadanía. Tanto así, que en la actualidad puede encontrársele desde farmacias hasta tiendas de ropa de reconocidas marcas.

“Este levantamiento afecta por la disminución del consumo, pero deja un mercado que antes no existía que es el de los consumidores por autoprotección, que aunque te digan que no es obligatorio aún lo sigues usando por prevención”, dijo a Portafolio, Ingrid Barrero, gerente general de Industrias Saver, fabricante de mascarillas, en Barranquilla.

Con 24 años dedicándose al mercado de los respiradores N95, Barrero sostiene que así como la pandemia les abrió nuevos mercados de exportación de sus productos, este levantamiento al que considera “muy apresurado”, los obliga a los fabricantes y comercializadores a “reinventarse”.

(Sin tapabocas, regresan los pintalabios al país).

“Los fabricantes de tapabocas y respiradores sabíamos que era transitorio, pero tenemos claro que esto nos abrió puertas a nuevos mercados que antes no existían. Creo que debemos desafiar los cambios y reinventarnos de acuerdo a las oportunidades que se nos presenten”, apuntó la ejecutiva.

Esta manera de ampliar “la visión del negocio” también la comparte Rafael Piñeros, gerente general de Biobolsa, una empresa que se encarga de la fabricación de telas no tejidas, claves para las mascarillas.

“Es un momento al cual llegamos tanto en Colombia como en otros lados del mundo, por lo cual debemos estar preparados para ampliar la visión del negocio y enfocarlo a la especialización, ya que en este momento la comercialización de tapabocas se verá disminuida por la baja de contagios y efectividad de la vacuna (…) Este es un producto que se venía utilizando desde hace mucho tiempo en el sector médico y en otras industrias, lo que permite que su fabricación continúe”, dijo Piñeros.

LAS CIFRAS DEL NEGOCIO

De acuerdo con datos recogios por la Cámara de Dispositivos Médicos e Insumos para la Salud de la ANDI, entre el primer y segundo trimestre de 2020, el insumo médico presentó un déficit comercial de US$119 millones, en donde el valor de sus importaciones, US$142 millones , superaron por seis veces más el valor de sus exportaciones de US$23 millones.

(Colombia llega a dos años de pandemia con retos pendientes).

Posteriormente, con la entrada en vigor de un decreto arancelario, el Gobierno implementó un 15% de gravamen a las importaciones de este implemento médico y dividió en dos la subpartidas arancelarias para diferenciar entre mascarillas para uso hospitalario y el resto.

Así, según datos de la citada cámara gremial, las importaciones de tapabocas y mascarillas de uso hospitalario sumaron US$2.879,800 millones en 2021, lo que significa una caída de 88,4% frente al 2020, cuando sumaron US$$24.883,445 millones.

En cuanto a las importaciones, estas registraron una caída de más del 90% al pasar de US$4.235,750 millones en 2020 a US$349.422 millones en 2021.

Estos números se explican gracias a que la fabricación local de mascarillas se duplicó entre 2019 y 2020, pasando de 32 registros sanitarios a 70 registros sanitarios.
“El inmediato efecto estuvo en la exclusión de la categoría de vital no disponible y la caída de las compras en el exterior por concepto de importaciones”, dice el reporte de la ANDI.

A renglón seguido, el informe apunta a que los oferentes internacionales “no solo aumentaron en números de unidades productivas” sino que también en capacidad instalada. Con lo cual “en Colombia pasamos de importar tapabocas a comprar máquinas para hacerlos localmente”, apuntó el reporte gremial.

LO QUE DICEN LOS IMPORTADORES

Tanto empresas locales como multinacionales coincidieron en que la decisión de levantar el uso del tapabocas al aire libre también los afectará.

“Esperamos que, a medida que se empiecen a suavizar las restricciones que surgieron en el marco de la covid-19, la demanda de este tipo de productos empiece a disminuir considerablemente”, mencionó la estadounidense 3M, que aseguró que es una “decisión apresurada”.

Según su informe, en 2021 las ventas de este tipo de protectores cayeron 2,2% frente al año inmediatamente anterior.

Giovanni Casallas, gerente de la comercializadora Ukaint, aseguró que así como esperan una disminución de las ventas al caer la demanda, también creen que “volveríamos al mercado anterior pero si creemos que el nivel de ventas será superior al que teníamos en pandemia porque la mentalidad ha cambiado mucho”.

Según Analdex, BYD Motors Colombia, Ukaint y 3M Colombia lideraron las compras externas en 2021.

ROBERTO CASAS LUGO
PORTAFOLIO

Fuente: www.portafolio.co

Visitar enlace

Contenido relacionado