Home Economía y Finanzas La amenaza inminente del Covid financiero largo

La amenaza inminente del Covid financiero largo

by Editor
Gráfico de líneas del % de países que experimentan un crecimiento negativo del PIB per cápita, que muestra que Covid parece haber sido la crisis económica más compartida de la historia

La actividad económica se contrajo en el 90 por ciento de los países del mundo en 2020. Esto superó la proporción afectada por las dos guerras mundiales, la Gran Depresión y la crisis financiera mundial. Ahora sabemos que una pandemia es un desastre integral. También lega problemas de salud y perturbaciones sociales y económicas. Entre los legados más duraderos podrían estar los financieros, especialmente en los países emergentes y en desarrollo. El espectro de una década perdida se cierne sobre las naciones vulnerables. Será necesaria una acción decidida para evitar esto. (Ver gráficos.)

Ese es el tema de la última Informe sobre el desarrollo mundial (WDR), titulado Finanzas para una Recuperación Equitativa, que fue elaborado bajo la dirección de la economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart, reconocida experta en finanzas globales. Ella señala: “En 2020, la carga de la deuda total promedio de los países de ingresos bajos y medianos aumentó aproximadamente 9 puntos porcentuales del producto interno bruto, en comparación con un aumento anual promedio de 1,9 puntos porcentuales durante las décadas anteriores. Cincuenta y un países (incluidas 44 economías emergentes) experimentaron una rebaja en la calificación crediticia de su deuda soberana”. Se considera que el 53% de las naciones de bajos ingresos corren ahora un alto riesgo de sobreendeudamiento.

Gráfico de columnas de cambio en el número de personas en situación de pobreza extrema (mn) respecto al año anterior, que muestra que el covid ha provocado la mayor reversión de la pobreza en tres décadas

Los fuertes aumentos del endeudamiento fueron una respuesta necesaria a la pandemia. De hecho, el problema para la mayoría de los países emergentes y en desarrollo era que podían permitirse pedir prestado demasiado poco, con graves resultados para sus poblaciones. En parte como resultado, Covid ha aumentado la desigualdad no solo dentro de los países, sino también entre ellos. No menos importante, la cantidad de personas en pobreza extrema aumentó en 80 millones en 2020, el mayor aumento en una generación.

Por desgracia, estas pérdidas pueden persistir. Una de las razones es que, aunque la pandemia puede estar retrocediendo, el suministro de vacunas y otros tratamientos sigue siendo muy desigual en todo el mundo. Otra es que algunos sectores importantes, como el turismo, pueden tardar mucho en recuperarse. Otro es la interrupción de la educación. Otra más es que las pequeñas empresas y las empresas informales de las que depende una gran proporción de la población de los países en desarrollo se vieron obligadas a cerrar durante la pandemia.

Sin embargo, es probable que la fuente más importante de “Covid largo económico” sean las dificultades financieras. Los países emergentes y en desarrollo no solo tienen proporciones históricamente altas de deuda pública a PIB. También tienen otros síntomas. Entre otras cosas, señala el WDR, ha habido saltos en los atrasos de los gobiernos en el África subsahariana, así como claros signos de dificultades corporativas.

Los balances de los hogares, las empresas no financieras, las empresas financieras, el gobierno y los acreedores extranjeros están interrelacionados. Estos enlaces son siempre opacos. Sin embargo, eso es deliberadamente cierto esta vez. Como señala el WDR, “En muchos países, la respuesta a la crisis ha incluido medidas de alivio de la deuda a gran escala, como la moratoria de la deuda y la congelación de los informes crediticios”. Muchas de estas políticas no tienen precedentes. Nadie sabe lo que se revelará cuando la indulgencia llegue a su fin necesario. Pero la combinación de la disminución del apoyo del gobierno con la escala de la deuda pendiente seguramente generará saltos en los préstamos morosos. Este último entonces debilitará los préstamos, iniciando un ciclo de retroalimentación negativa con la economía real. Lo que es cierto dentro de los países, es aún más cierto entre ellos, con la excepción de que los deudores no pueden hacer frente a la deuda externa sin ayuda.

Gráfico de barras del % de empresas en mora o que anticipan la mora dentro de los seis meses, que muestra Muchas empresas están en dificultades financieras en los países en desarrollo

La recomendación central del WDR es abordar la deuda incobrable de frente. Como dice Reinhart, “la detección temprana y la resolución rápida de las fragilidades económicas y financieras pueden marcar la diferencia entre una recuperación económica sólida y una que se tambalea, o peor aún, una que retrasa la recuperación por completo”. Pero los gobiernos inevitablemente descubrirán que algunas de las pérdidas recaerán en sus propios balances débiles, lo que agravará los problemas con la deuda soberana.

La historia de la gestión de la reestructuración de la deuda soberana necesaria es terrible. En promedio, el proceso ha tomado unos ocho años. Mientras tanto, la economía y la gente sufren. Es de interés general resolver rápidamente las situaciones de deuda inasequible y así permitir que el país vuelva a crecer. Desafortunadamente, no está en el interés individual de todos hacerlo. Este problema ha empeorado a medida que ha cambiado la composición de la comunidad de acreedores, especialmente con los roles mucho más importantes hoy en día del sector privado y China: en 2019, el primero tenía el 59 por ciento de las deudas de los países emergentes y en desarrollo y el segundo otro. 5 por ciento. China tenía hasta el 11 por ciento de las deudas de los países de ingresos bajos y medianos bajos. Sus propiedades deben al menos hacerse mucho más transparentes de lo que son ahora.

Idealmente, tendríamos el mecanismo de reestructuración de la deuda soberana propuesto por el FMI hace dos décadas. En su ausencia, necesitaremos la persuasión de las organizaciones internacionales y los principales gobiernos. En el mediano plazo, los contratos de deuda deben flexibilizarse más de lo que son. Tal como está ahora, las reestructuraciones de deuda necesarias serán prolongadas y complicadas.

La recuperación de la pandemia será lenta en muchos países emergentes y en desarrollo, que carecen de medios médicos y financieros para enfrentarla adecuadamente. Además, ahora debemos esperar tasas de interés más altas en los EE. UU. y en otros lugares. Es casi seguro que eso generará aumentos desproporcionados en los diferenciales de riesgo, así como reversiones de flujo de capital. La única buena noticia para muchos de estos países son los altos precios de las materias primas.

Los principales formuladores de políticas deben reconocer los riesgos, especialmente los financieros, para una recuperación verdaderamente global. Una década perdida para una multitud de países pobres sería inconcebible. También agravaría la amenaza de inestabilidad social y política. Han sido advertidos.

martin.wolf@ft.com

Sigue a Martin Wolf con miFT y en Gorjeo


Contenido relacionado