Home Economía y Finanzas Higiene digital: qué es y por qué ayudaría a evitar fraude financiero | Finanzas | Economía

Higiene digital: qué es y por qué ayudaría a evitar fraude financiero | Finanzas | Economía

by Editor
Higiene digital: qué es y por qué ayudaría a evitar fraude financiero | Finanzas | Economía

Una investigación de Asobancaria mostró que las mujeres suelen ser más vulnerables al fraude digital y que las personas que no tienen una buena higiene digital como, entre otras cosas, cambiar sus claves con frecuencia, tienen mayor probabilidad de ser víctimas de esas prácticas delictivas.

(Vea: Los retos y responsabilidades que tiene la banca en el país).

El estudio fue adelantado con expertos académicos en economía del comportamiento a cargo de Juan Camilo Cárdenas, profesor asociado de la Universidad de los Andes y la Universidad de Massachusetts Amherst, en colaboración con Sensata Research UX.

Se utilizó una muestra de más de 2.500 personas en cuatro de las más grandes ciudades de Colombia. Sobre el comportamiento de la mujer ante los intentos de fraude, el estudio dice que tenían menor propensión a evitar el fraude, es decir, es menos probable que tomen la decisión de borrar, ignorar o colgar ante las situaciones hipotéticas planteadas.

Por esta razón, una estrategia de sensibilización enfocada a ellas ayudaría a que corran menos riesgos.

(Vea: ¿Es bueno empezar a recortar tasas de interés en Colombia y la región?).

Entre algunos de los aspectos importantes del estudio está la caracterización de cuatro perfiles de usuarios. Los usuarios arriesgados son el 20% del total de la muestra, junto con los usuarios prudentes, que representan el 32%, son los que más realizan transacciones bancarias en internet, mientras que los prevenidos (el 36% del total) y los inexpertos desconfiados (13% restante) son los que menos realizan este tipo de operaciones.

Los usuarios arriesgados y los prudentes, menciona el estudio de Asobancaria, paradójicamente son quienes tienen un nivel educativo más alto, lo que permitió deducir que las personas descuidan sus hábitos digitales seguros una vez obtienen mayor experiencia en el uso de sus productos financieros digitales.

De todas maneras, los usuarios arriesgados es el grupo con más víctimas.

El estudio dice que la sobreexposición mediática ante los riesgos de perder los datos personales y financieros en el ciberespacio “ha hecho que las personas dejen de prestar atención a estas alertas en las campañas, así como no se presta atención al ruido de la alarma de un carro en el vecindario”.

(Vea: El impacto de los criptoactivos en el modelo de negocio de los bancos).

Además, se encontró que el canal por donde llega el fraude puede hacer la diferencia. Así, menciona que la probabilidad de evitar el fraude fue alrededor de un 10% menor en los casos donde se planteaba como canal el correo electrónico con enlaces fraudulentos como phishing o smishing (modalidad para el robo de información por medio de correos o mensajes de texto con enlaces hacía páginas web falsas) en comparación con una llamada telefónica o mensaje de texto.

Cambio de enfoque en campañas

El estudio dice que en las campañas para prevenir el fraude digital se debería dejar de utilizar palabras relacionadas con fraude y ciberdelincuencia, pues eso despierta desconfianza en las personas debido a que estas no poseen herramientas cognitivas suficientes para distinguir de fuentes confiables o no y que se debería cambiar la conversación, pasando del miedo a la delincuencia a mensajes positivos al usuario financiero.

(Vea: Las propuestas de los banqueros para mejorar la competitividad).

PORTAFOLIO

Fuente: www.portafolio.co

Visitar enlace

Contenido relacionado