Home Economía y Finanzas Consumo: Para qué sacan prestado dinero los colombianos a los bancos – Sector Financiero – Economía

Consumo: Para qué sacan prestado dinero los colombianos a los bancos – Sector Financiero – Economía

by Editor
Consumo: Para qué sacan prestado dinero los colombianos a los bancos - Sector Financiero - Economía

Aunque uno de los principales sueños de millones de colombianos continúa siendo adquirir su vivienda propia, no es para esto que más piden prestado las personas en el país, según lo advierte la más reciente ‘Encuesta de demanda de inclusión financiera 2022’, revelada por el programa estatal Banca de las Oportunidades y la Superintendencia Financiera, en la que se advierte que seis de cada 10 nacionales acuden a la banca por un crédito de consumo, es decir, recursos que se destinan a vacaciones, compra de vehículo y otro tipo de artículos, así como gastos de distinto orden.

(Lea también: Papa, plátano, huevos y otros productos de la canasta familiar que cuestan menos)

Por el contrario, para compra de vivienda solo una de cada 10 de  solicitudes de préstamos en los últimos años se tramitó para adquisición de vivienda y tres fueron de carácter comercial, es decir, para capital de trabajo o invertir en negocios, de los cuales hacen parte los microcréditos, según la mencionada encuesta.

Dentro del crédito de consumo la solicitud de tarjetas de crédito ocupan un lugar relevante (30,5 por ciento), instrumento de pago que en los últimos años ha adquirido un papel protagónico en el segmento crediticio, en especial porque se ha convertido en una de las puertas de acceso a la banca de millones de personas jóvenes.

(Le puede interesar, además: Gobierno aclara sobre qué base deben cotizar los trabajadores independientes)

La encuesta también reveló que cerca del 27 por ciento de los consultados indicó tener un crédito vigente, siendo las personas de las regiones Centro Oriente y Centro Sur del país las que más usan los mecanismos de financiación, mientras que los de la región Caribe presentaron los niveles más bajos.

De igual forma, cerca de siete de cada 10 consultados que dijo no tener un crédito formal ni tampoco haber hecho una solicitud durante el último año, las principales razones fueron: no querer tener deudas (66,9 por ciento), creer que es una opción costosa (32,6 por ciento), tener ingresos bajos (26,8 por ciento) y no contar con garantías (13,2 por ciento). 

Canales digitales

La misma encuesta permitió conocer que los productos de depósito de bajo monto, es decir, las llamadas billeteras digitales están creciendo más que las cuentas de ahorro, pues son una alternativa para que las personas hagan pagos de una manera más ágil, fácil y sin costos.

Según Freddy Castro, director de Banca de las Oportunidades, ante ese escenario, en el que  los colombianos están más educados financieramente y tienen una mayor interacción con el tema digital es necesario pensar en generar una oferta de valor acorde a esas necesidades, y destacó además, que si bien el efectivo sigue siendo el rey, “estamos conviviendo en un ambiente mucho más digital”.

(Continúe leyendo: Pagos de Colombia Mayor de agosto empezarán este viernes)

Al consultarle a las personas con qué medio de pago realizaron sus compras, seis de cada 10 también dijeron que el efectivo era su medio preferido, pero Castro advierte que en el pasado reciente las respuestas eran superiores al 80 por ciento, lo cual muestra un avance importante en la disminución del efectivo.

Otro de los retos que plantea el estudio, a juicio de Castro, es que hay que reforzar la cultura financiera en seguros pues la mayoría de personas no saben cuáles son las características de los riesgos.

Frente a las alternativas de depósitos y pagos, el 47,9 por ciento señaló que tenía cuenta de ahorros y, en una proporción igual, un monedero digital. El 37 por ciento hace uso de la tarjeta débito y el 9,2 por ciento de la cuenta corriente.

“Los datos obtenidos nos permiten ver cómo se aceleraron los procesos de digitalización, así como los cambios en el modelo de relacionamiento del sistema financiero con sus usuarios. Un escenario en el que los productos financieros digitales han venido siendo apropiados de una manera importante entre los consumidores financieros”, explicó Mariana Escobar, Jefe de Finanzas Sostenibles de la Superfinanciera.

Canales preferidos

Según la información recopilada, los canales financieros más utilizados en el país son los cajeros automáticos (33,6 por ciento), seguidos por los corresponsales bancarios (33 por ciento) y los medios digitales (Internet o telefonía móvil [24,5 por ciento). Solo el 9 por ciento de los encuestados reportó que las oficinas físicas son la opción que más frecuentan para hacer sus operaciones.

Se consultó a los encuestados sobre cuál fue la alternativa que más usaron en el último mes y las transacciones realizadas por transferencia a través del celular alcanzaron una preferencia del 41 por ciento por parte de los encuestados.

Al preguntar sobre el medio de pago preferido para gestionar los gastos diarios, el 62,2% de los encuestados señaló que lo hacían con dinero físico, un 18,1% con tarjetas débito y un 15,2% por transacciones electrónicas.

En la región Centro Oriente tienen mayor aceptación los canales virtuales (51,3 por ciento), mientras que los corresponsales bancarios son los preferidos por los consumidores del eje cafetero (41,5 por ciento).

Por otro lado, las transacciones por internet y por cajeros automáticos son más utilizados en las zonas urbanas, mientras que en las rurales la preferencia prevalece en las empresas de giros.

El 53,4 por ciento dijo tener el hábito de ahorrar. Dentro de este grupo, el 77,6 por ciento dijo hacerlo con el fin de contar con un respaldo económico para atender emergencias e imprevistos, es decir, como un mecanismo de aseguramiento.

Los tres principales medios más utilizados para ahorrar son las billeteras virtuales con el 10,4 por ciento, los bancos, cooperativas o fondos de empleados con el 11,4 por ciento y la tradicional alcancía u otro medio en su vivienda en un 22,4 por ciento.

Economía y Negocios

Fuente: www.eltiempo.com

Visitar enlace

Contenido relacionado