Home Economía y Finanzas Así están las condiciones del mercado para emisión de bonos en 2022 – Sector Financiero – Economía

Así están las condiciones del mercado para emisión de bonos en 2022 – Sector Financiero – Economía

by Editor
Así están las condiciones del mercado para emisión de bonos en 2022 - Sector Financiero - Economía

Una menor dinámica de la economía, el incremento de las tasas de interés, la incertidumbre que genera un año electoral y ahora la guerra en Ucrania se constituyen en los principales factores que evitarán que este año los empresarios salgan al mercado de capitales a conseguir recursos con el mismo entusiasmo del 2021.

(Lea también: Empresas colombianas se juegan US$ 139 millones en exportaciones a Rusia)

El año pasado, sin ser excepcional, los empresarios (sector real, financiero y público) consiguieron recursos del orden de los 10,5 billones de pesos, a través de la emisión de bonos, monto que destinaron a capital de trabajo, a adelantar inversiones o sustituir deuda, en momentos en que la reactivación de la economía avanzaba a toda marcha, aun en medio de la pandemia del coronavirus.

Se consiguieron 2,4 billones de pesos menos que en el 2020, año de plena pandemia, y 3,2 billones por debajo del reporte del 2019. Sin embargo, fue el quinto mejor registro de los últimos 12 años.

(Le puede interesar, además: Gobierno traza hoja de ruta para generar energía eólica en el mar)

El récord histórico en esta materia se obtuvo en el 2010 cuando la colocación de deuda privada alcanzó los 13,8 billones de pesos y los inversionistas hicieron una demanda por esos papeles de cerca de 28,5 billones, es decir, el doble de la oferta.

Otros años con altas emisiones de bonos han sido el 2019, con 13,7 billones de pesos; el 2020, con 12, 9 billones; y el 2017, cuando las empresas emitieron deuda por más de 12,3 billones, según estadísticas de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).

Fue un buen año en materia de emisión de deuda, pese a la caída del 18,6 por ciento anual observada, dicen los analistas de la comisionista Casa de Bolsa, si se consideran las circunstancias que rodearon al país, como la pérdida de su grado de inversión por parte de Standard & Poor’s y Fitch Ratings, lo que elevó el riesgo país y “que las tasas del mercado de renta fija a nivel global aumentaron lideradas por los tesoros americanos de Estados Unidos como reacción al rebrote inflacionario”.

Mayores garantías

Un análisis de dicha comisionista destaca que el año pasado hubo dos hechos que merecen la pena destacarse en materia de emisión de deuda privada en el mercado primario de la BVC.

El primero tiene que ver con la dinámica de las emisiones garantizadas, que impulsó la colocación de títulos con calificaciones menores a Triple A y los bonos temáticos, no solo por el monto colocado sino también por la demanda que alcanzó este tipo deuda, la cual cada día atrae a un mayor número de inversionistas.

Las primeras fueron garantizadas de manera parcial por entidades como el Fondo Nacional de Garantías (FNG), Bancóldex, Bancolombia y BBVA. En total se registraron seis colocaciones por más de 555.000 millones de pesos, las cuales recibieron demandas por cerca de 840.000 millones, esto es, 1,5 veces el valor ofertado. Las emisiones de deuda temática, por su parte, también fueron seis, pero su valor alcanzó los 1,8 billones de pesos, 90 por ciento más que en el 2020, cuando se obtuvieron recursos del orden de los 963.000 millones.

Según la comisionista, la categoría de deuda temática más emitida durante el 2021 fueron los bonos sociales con más de 1,2 billones, seguido de los sostenibles por 600.000 millones.

Juan David Ballén, director de Análisis & Estrategia de Casa de Bolsa, advierte que tanto la emisión, como el apetito por este tipo de deuda continuará. Es más, dice que en la actualidad hay varios emisores con el interés de realizar emisiones temáticas.
“El aumento de la demanda por inversiones sostenibles hará que los emisores cada vez más tiendan a emitir bonos que cumplan con criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo”, precisa el analista.

Mejores condiciones

El Banco Finandina ya levantó la mano en este frente. Alista una emisión de bonos verdes, la cual está prevista para el próximo 17 de marzo. La emisión está calificada con AA+ por BRC Standard & Poor’s y con esta la entidad busca asegurar recursos de entre 100.000 millones y 200.000 millones de pesos.

Finsocial también prepara una emisión de bonos sociales con aval parcial otorgado por el Fondo Nacional de garantía hasta del 70 por ciento.

En los últimos cinco años los empresarios han obtenido recursos del orden de los 4,5 billones de pesos a través de 14 emisiones de deuda temática, las cuales han recibido una demanda por parte de los inversionistas por billones, el doble del monto ofrecido.

Pero ¿qué hizo que la emisión de deuda en general estuviera tan activa el año pasado?
Para Felipe Campos, gerente de Investigaciones del Grupo Alianza, existen dos variables que hicieron que este mercado marcada un nivel de emisión de deuda importante, pese a que fue menor respecto del 2020: bajas tasas y estabilidad de estas, y crecimiento económico.

Como se sabe, el año pasado fue un año de gran recuperación de la economía lo que hizo que esta cerrara el año con n crecimiento del 10,6 por ciento.

“Cuando se analizan los otros años récord se caracterizaron más por lo segundo, es decir, creo que tienen más correlación con crecimiento económico fuerte que con un entorno de tasas bajas. Cuando esto pasa les llama más la atención a los emisores, no tanto a los tomadores de esos bonos, y cuando hay tasas altas sucede lo contrario, los emisores están un poco más reacios”, precisa Campos.

Grandes emisores

Según cifras de la BVC, el año pasado 25 empresas salieron al mercado de capitales en busca de recursos para financiar sus planes. El 71 por ciento fueron emisores del sector financiero, 15 por ciento pertenecían al sector público y 14 por ciento al sector real.

Las mismas estadísticas permiten ver que el Banco Davivienda, el Distrito Capital (Bogotá) y el Banco Popular fueron los mayores emisores el año pasado, pues obtuvieron recursos de los inversionistas del orden de los 1,3; 1,1 billones y 1 billón de pesos, en su orden.

Según el informe de Casa de Bolsa, las emisiones de deuda el año pasado se concentraron en el corto plazo debido a la volatilidad y el aumento de tasas que presentó el mercado de renta fija. Los bonos indexados al IPC, denominados en tasa fija y con vencimiento en tres años, fueron los más utilizados por los emisores, a través de los cuales se lograron recursos del orden de los 2,4 billones de pesos. Le siguieron los colocados a un plazo de 5 años con más de 2,1 billones.

Perspectivas

Los emisores se han mostrado un poco reservados este año en materia de colocación de deuda. A las circunstancias que rodean a la economía interna se suma ahora la incertidumbre que genera la escalada del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Debido a esto, Bancolombia canceló su emisión de bonos sostenibles hasta por 800.000 millones de pesos, según lo anunció a finales de febrero.

En enero solo Mibanco realizó una emisión de bonos sociales por 112.500 millones. En febrero sucedió igual, pero el turno fue para la firma Avista Colombia, que emitió bonos ordinarios por 22.800 millones, mientras que en lo que va de marzo Isagén ha salido al mercado de capitales en dos ocasiones, logrando recursos 356.150 millones de pesos.

En lo que va del 2022, los recursos conseguidos por los emisores suman poco más de 491.000 millones de pesos. Este jueves lo hará el Banco Popular, que buscará entre 350.000 y 500.000 millones.

No obstante, algunos emisores, asiduos visitantes del mercado de valores, han decidido esperar un poco hasta tanto no haya un panorama más claro en materia política, al menos, mientras se conocen los resultados de las elecciones parlamentarias ahora en marzo.

“Si los resultados de las elecciones son recibidos positivamente por el mercado, y el Banco de la República logra controlar las expectativas de inflación, puede que las tasas de largo plazo desciendan un poco respecto al nivel actual, favoreciendo a las compañías que están buscando deuda a largo plazo”, afirma Ballén, de Casa de Bolsa.

Campos, del Grupo Alianza, señala, a su vez, que “el mensaje es que siendo el 2022 un año en el que la economía se modere y un año atípico por el tema electoral, debería ser menos intenso en materia de emisiones, aunque no será (un año) malo”.

El Tiempo

Fuente: www.eltiempo.com

Visitar enlace

Contenido relacionado