Home Economía y Finanzas Acciones colombianas, qué tan conveniente es invertir en estas en el 2022 – Sector Financiero – Economía

Acciones colombianas, qué tan conveniente es invertir en estas en el 2022 – Sector Financiero – Economía

by Editor
Acciones colombianas, qué tan conveniente es invertir en estas en el 2022 - Sector Financiero - Economía

El apetito por las acciones que cotizan en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) inició el 2022 con bastante ímpetu, lo que le permitió a la plaza bursátil alcanzar una valorización de 12,35 por ciento anual el pasado 18 de enero, dinámica que no se observaba desde hace varios años.

Ese mes, el volumen de negociaciones con acciones superó los 6 billones de pesos, una cifra no vista desde el 2012.

(Lea también: Economista de Harvard revela cómo ahorrar dinero con esta sencilla fórmula)

No hay duda de que las ofertas públicas de adquisición de acciones (opas) lanzadas por la familia Gilinski para hacerse con el control de una buena parte de los grupos Sura y Nutresa, dos de las cuales están activas, son responsables de esa dinámica, pero no la única explicación a esa coyuntura, la cual, al parecer, no se mantendrá en el corto plazo.

El fuerte interés por activos de mayor riesgo de comienzos de año, entre estos las acciones latinoamericanas; el costo del petróleo –hoy sobre los 93,6 dólares el barril–; el crecimiento de la economía, la liquidez reinante; un dólar fuerte y los buenos números con los que las empresas cerraron el 2021 se cuentan entre las otras razones por las que las acciones que cotizan en la BVC han vuelto al radar de los inversionistas.

(Le puede interesar, además: Los riesgos que ve el recién creado Comité Autónomo de la Regla Fiscal)

“Casi que uno pensaría que las opas de Gilinski han ayudado a que la bolsa se valorice, a muchos se les escucha ese argumento, pero las otras bolsas de la región se están valorizando mucho más”, señala Felipe Campos, gerente de Investigaciones Económicas del Grupo Alianza.

En efecto, en lo que va corrido del 2022, las plazas bursátiles de Perú, Brasil y Chile han avanzado 13,23; 8,31 y 5,79 por ciento, respectivamente, mientras que la bolsa colombiana lo ha hecho en un 5,88 por ciento en igual periodo, lo que la tiene como la tercera más valorizada de Latinoamérica y de un grupo de cerca de 20 plazas bursátiles del mundo.

Acciones como las de la textilera Enka, Conconcreto y Fabricato se valorizaron en el primer mes del año 33,1; 22,4 y 21,9 por ciento, respectivamente.

Pero no fueron las únicas. Los títulos de Grupo Argos repuntaron, en ese mismo mes, 19,1 por ciento; los de Nutresa, 17,3 por ciento; Grupo Bolívar, 15,8 por ciento, y los de Bancolombia, 13,8 por ciento, por mencionar los de mayores ganancias.

Ruido electoral

Campos sostiene que en Colombia se nota que hay apetito por las acciones, pero que estas se han valorizado la mitad de lo que lo han hecho las del resto de Latinoamérica y esto tiene una explicación: el efecto que genera la incertidumbre política por las elecciones de marzo, mayo y junio.

Analistas consultados coinciden en que la evolución de la bolsa de valores, por lo menos en esta primera mitad del año, estará muy atada a los resultados electorales, por lo que los precios de la mayoría de títulos inscritos han comenzado a corregirse.

“La primera parte del año se tiene todo el ruido de las elecciones, lo que será determinante para el desempeño futuro de la bolsa”, dice Juan David Ballén, director de Análisis y Estrategia de Casa de Bolsa.

Algo en lo que coincide Juan Pablo Córdoba, presidente de la BVC, quien advierte que en el primer semestre del año se anticipa que habrá algo de volatilidad asociada al tema político, pero el directivo destaca que “en los fundamentales las compañías están muy sólidas y los precios continúan siendo muy atractivos para invertir”.

(Continúe leyendo: Colombia: Un destino ideal para la inversión extranjera)

Esa corrección en los precios de las acciones locales ya comenzó a darse y lo refleja el principal indicador de la bolsa, el MSCI Colcap, el cual ha perdido dinámica, pues de la máxima valorización registrada a mediados de enero (12,35 por ciento) ahora solo lo hace a un ritmo del 6 por ciento, según datos de la propia BVC.

Campos sostiene que la bolsa no tendrá fuerza hasta el 13 de marzo (elecciones parlamentarias), y advierte que el panorama futuro de esta dependerá mucho de cómo quede la composición del Congreso.

“Casi que todo el discurso del primer semestre de la bolsa dependerá del tema político. Si el Congreso queda más o menos parejo, entonces las acciones tratarán de recuperarse, al igual que ocurrió luego de las elecciones en Chile y Perú”, precisa el experto.

Otro elemento que ha impedido que las acciones repunten es la expectativa en torno a la eventual emisión de acciones de Ecopetrol y del Grupo Energía de Bogotá (GEB), así como de otras compañías que tienen entre sus planes democratizar las empresas.

“La oferta de acciones mantiene a los activos anclados en sus precios, les imposibilita subir, eso ha impedido que el mercado suba de manera más activa”, dice Ballén.

Repunte esperado

Los analistas consideran que si bien el tema político local no permite que el apetito por las acciones latinoamericanas jalone a las colombianas, este no será un mal año para la renta variable del país.

Córdoba señala que es cierto que se han corregido en algo los precios de las acciones, pero que de todas maneras, frente a niveles históricos y a las perspectivas económicas en particular y el desempeño de las compañías, los precios son muy atractivos.

“En acciones creemos que aún hay puntos de entrada y oportunidades, algunas empresas se han valorizado más que otras, pero sin duda sigue habiendo oportunidades”, insiste el presidente de la BVC.

Algo en lo que, sin duda, influye el precio del dólar, que este año se ha mantenido muy cerca de los 4.000 pesos, lo cual hace que los activos denominados en pesos luzcan muy atractivos para los inversionistas externos.

Juan David Ballén, de Casa de Bolsa, dice que es probable que el fin de tasas bajas de los bancos centrales de Estados Unidos y Europa genere algún ruido negativo entre los mercados emergentes como el colombiano, pero confía en que las materias primas se mantengan al alza (petróleo), lo cual es algo positivo para la bolsa local.

También juega a favor, dice, el hecho de que para este año se prevé un crecimiento importante en los dividendos que muchas empresas que cotizan en bolsa entregarán a sus accionistas dadas las buenas utilidades del 2021, “esto vuelve muy atractivas sus acciones”.

Para Campos, del Grupo Alianza, la clave sigue estando en los resultados de las elecciones, pues si el discurso del ganador es un poco conciliador e incluyente, las acciones se valorizarán y el dólar cederá en su precio, luego de alcanzar niveles altos en la primera parte del año.

“Creo que el 2023 será el año en que comienza a recuperarse no el valor perdido (en las acciones) por la pandemia y el tema electoral, sino el valor perdido por 10 años de estancamiento en la bolsa”, comenta el experto, para quien la única preocupación está por el lado internacional, en el sentido de qué tanto afectará a la economía mundial el choque en tasas y de inflación que se dio.

“Si llega a haber una desaceleración fuerte en la economía mundial en el segundo semestre del 2022, como se está viendo en el primero, esto puede afectar esa recuperación de las acciones”, puntualiza el analista.

En qué van las opas de Nutresa y Grupo Sura

El próximo lunes 28 de febrero llegan a su fin las segundas opas con las que la familia Gilinski busca ampliar su cuota en los grupos Sura y Nutresa, entre el 5 y el 6,25 por ciento de las acciones ordinarias del primero, a un precio de 9,88 dólares por cada título, y entre el 18,3 y el 22,88 por ciento de acciones, a un precio por título de 10,48 dólares, del segundo.

Según reportes de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), hasta el viernes de esta semana 755 accionistas del Grupo Sura aceptaron venderles a los inversionistas vallecaucanos 2’420.084 títulos que estaban en su poder, los cuales representan 8,28 por ciento del máximo que pretenden adquirir y 0,52 por ciento del total de acciones en circulación de la compañía.

En Nutresa, por su parte, 422 socios también decidieron ven- der los 1’512.331 acciones que controlan de esta empresa, las cuales corresponden a 1,44 por ciento del total que los Gilinski quieren comprar y el 0,33 por ciento del total de acciones en circulación de la empresa.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
ECONOMÍA Y NEGOCIOS
@CarlosGarciaM66

Fuente: www.eltiempo.com

Visitar enlace

Contenido relacionado