Home COVID-19 Las medidas anti-COVID en China dañan la producción de iPhone y cierran Shanghai Disney Por Reuters

Las medidas anti-COVID en China dañan la producción de iPhone y cierran Shanghai Disney Por Reuters

by Editor
Las medidas anti-COVID en China dañan la producción de iPhone y cierran Shanghai Disney Por Reuters


© Reuters. FOTO DE ARCHIVO. Un hombre empuja a una mujer en silla de ruedas frente a un cartel con un gráfico de trabajadores médicos en un puesto de pruebas de ácido nucleico para la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Pekín, China. 27 de octubre de 2022.

Por Martin Quin Pollard y Bernard Orr

PEKÍN, 31 oct (Reuters) – Las restricciones del COVID-19 en China obligaron a cerrar el complejo turístico de Disney (NYSE:) en Shanghái el lunes, mientras que la producción del iPhone de Apple Inc (NASDAQ:) en una vasta planta de fabricación por contrato podría caer un 30% el próximo mes debido a las restricciones del coronavirus, dijo una fuente a Reuters.

El aumento del número de casos de numerosos brotes en toda China ha provocado un endurecimiento de las restricciones y confinamientos locales, incluso en partes de las grandes ciudades como la metrópolis del sur de Cantón, a medida que aumenta el coste económico de la política de “cero contagios” del país.

Los datos publicados el lunes mostraron que la actividad de las fábricas chinas cayó inesperadamente en octubre, arrastrada por el debilitamiento de la demanda mundial y las estrictas restricciones internas de COVID-19, que afectaron a la producción, los viajes y el transporte marítimo en la segunda economía del mundo.

“Sin que se vea un fin a la política de ‘cero contagios’, creemos que la economía continuará teniendo dificultades hacia 2023”, dijo Zichun Huang, economista de Capital Economics, en una nota de análisis.

En el Congreso del Partido Comunista de este mes, que se celebra cada cinco años, el presidente Xi Jinping reiteró el compromiso de China con su política de “cero contagios”, lo que decepcionó a los inversores y a un sinfín de chinos frustrados por los confinamientos, las restricciones a los viajes y las pruebas.

“No esperamos que la política de ‘cero contagios’ se abandone hasta 2024, lo que significa que las interrupciones por el virus mantendrán la actividad presencial de los servicios atenuada”, dijo Huang de Capital Economics.

DESCONTENTO

En la ciudad central de Zhengzhou, una planta de Foxconn (TW:) que fabrica iPhone y emplea a unas 200.000 personas se ha visto sacudida por el descontento ante las estrictas medidas para frenar la propagación del COVID-19.

Una persona con conocimiento directo del asunto dijo que la producción de iPhone en la planta podría caer hasta un 30% en noviembre y que Foxconn, con sede en Taiwán, formalmente Hon Hai Precision Industry (TW:) Co Ltd, está trabajando para aumentar la producción en una fábrica en Shenzhen para compensar el déficit.

En Shanghái, el Disney Resort de la ciudad suspendió abruptamente sus operaciones el lunes para cumplir con las medidas de prevención del COVID-19 y todos los visitantes en el momento del anuncio debían permanecer en el parque hasta que dieran negativo en la prueba del virus.

Vídeos que circularon por Weibo, una red social similar a Twitter (NYSE:), que no pudieron ser verificados de forma independiente, mostraban a personas corriendo hacia las puertas del parque, que ya estaban cerradas. Los vídeos de personas huyendo de centros comerciales y edificios de oficinas por miedo a quedarse encerrados se han convertido en algo habitual en las redes sociales chinas este año.

Los nuevos casos en la China continental alcanzaron los 2.898 el domingo, superando los 2.000 por segundo día consecutivo, una cifra ínfima para los estándares mundiales.

En Cantón, una de las mayores ciudades de China y potencia económica, el número de nuevos casos transmitidos localmente ascendió a 1.110 entre el 24 y el 30 de octubre, frente a los 402 del periodo anterior de siete días, y el distrito de Haizhu, donde viven 1,8 millones de personas, se encuentra bajo confinamiento.

Un residente de Cantón de apellido Ye dijo que estaba en un hotel de cuarentena suburbano después de que le dijeran el 27 de octubre que se le consideraba un contacto cercano en virtud de haber caminado por la misma calle tres días antes alrededor de la misma hora que alguien que dio positivo.

“No sé cómo lo han calculado. Además, no hay lugar para que lo cuestionen o lo impugnen. Si dicen que lo eres, entonces es definitivo”, dijo Ye, un artista de unos 50 años.

BROTES GENERALIZADOS

En la última semana, las autoridades se han apresurado a controlar el aumento de casos en ciudades de toda China, como Datong, Xining, Nankín, Xi’an, Zhengzhou y Wuhan, obligando a tomar medidas de confinamiento temporal.

Du Fan, de 40 años, fundador de la Asociación Protectora de Animales Pequeños de Wuhan, que se ganó los elogios de los amantes de los animales durante el primer confinamiento de la pandemia en la ciudad central a principios de 2020, dijo que su complejo residencial había sido cerrado el sábado.

“Mi mayor preocupación en este momento es que, si esto continúa durante mucho más tiempo, me temo que no podremos seguir rescatando a los animales, porque no hay forma de llevar a cabo mucho trabajo”, dijo.

En el territorio de Macao, controlado por China, las autoridades volvieron a imponer restricciones, incluido el cierre de un importante casino durante el fin de semana, tras detectarse un puñado de casos. Macao había estado libre de COVID-19 durante más de tres meses.

Sin embargo, en Pekín, el parque temático Universal Resort reabrió el lunes tras haber sido cerrado la semana pasada porque un visitante había dado positivo por coronavirus.

Mudanjiang, en la provincia de Heilongjiang, fronteriza con Corea del Norte, amplió el confinamiento de algunas zonas, según los medios locales. Dandong, Suihua y Ruili, ciudades fronterizas con Corea del Norte, Rusia y Myanmar, respectivamente, también están sufriendo brotes.

(Información adicional de Brenda Goh, Yimou Lee y las redacciones de Pekín y Shanghái; escrito por Tony Munroe; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Contenido relacionado