Home COVID-19 EXCLUSIVA-Ucrania paraliza la mitad de la producción mundial de neón para chips Por Reuters

EXCLUSIVA-Ucrania paraliza la mitad de la producción mundial de neón para chips Por Reuters

by Editor
Macron pide revisar la gestión del Espacio Schengen de la UE Por Reuters


© Reuters. Un ingeniero muestra un chip en Hsinchu

Por Alexandra Alper

WASHINGTON, 11 mar (Reuters) – Los dos principales proveedores ucranianos de neón, que producen cerca de la mitad del suministro mundial del componente clave para la fabricación de chips, han detenido sus operaciones mientras Moscú ha agudizado su ataque al país, amenazando con subir los precios y agravar la escasez de semiconductores.

Alrededor del 45% al 54% del neón de grado semiconductor del mundo, fundamental para los láseres utilizados para fabricar chips, procede de dos empresas ucranianas, Ingas y Cryoin, según cálculos de Reuters basados en cifras de las empresas y de la firma de investigación de mercado Techcet. El consumo mundial de neón para la producción de chips alcanzó unas 540 toneladas métricas el año pasado, según estimaciones de Techcet.

Ambas empresas han cerrado sus operaciones, según representantes de la compañía contactados por Reuters, mientras las tropas rusas han intensificado sus ataques en ciudades de toda Ucrania, matando a civiles y destruyendo infraestructuras clave.

La detención arroja una nube sobre la producción mundial de chips, que ya escasea después que la pandemia del coronavirus disparara la demanda de teléfonos móviles, ordenadores portátiles y, posteriormente, automóviles, obligando a algunas empresas a reducir la producción.

Aunque las estimaciones sobre la cantidad de existencias de neón que tienen los fabricantes de chips varían, la producción podría verse afectada si el conflicto se prolonga, según Angelo Zino, analista de CFRA.

“Si las existencias se agotan antes de abril y los fabricantes de chips no tienen pedidos cerrados en otras regiones del mundo, es probable que se produzcan más restricciones en la cadena de suministro en general y la incapacidad de fabricar el producto final para muchos clientes clave”, dijo.

Antes de la invasión, Ingas producía entre 15.000 y 20.000 metros cúbicos de neón al mes para clientes de Taiwán, Corea, China, Estados Unidos y Alemania, de los cuales aproximadamente el 75% se destinaba a la industria de los chips, dijo Nikolay Avdzhy, director comercial de la empresa, en un correo electrónico enviado a Reuters.

La empresa tiene su sede en Mariúpol, asediada por las fuerzas rusas. El miércoles, tropas rusas destruyeron un hospital de maternidad allí, en lo que Kiev y los aliados occidentales calificaron de crimen de guerra. Moscú dijo que el hospital ya no funcionaba y que había sido ocupado por combatientes ucranianos.

“Los civiles están sufriendo”, dijo Avdzhy por correo electrónico el viernes pasado, señalando que el responsable de marketing de la empresa no podía responder porque no tenía acceso a internet ni al teléfono.

Cryoin, que producía aproximadamente entre 10.000 y 15.000 metros cúbicos de neón al mes, y que se encuentra en Odesa, detuvo sus operaciones el 24 de febrero cuando comenzaron los ataques para mantener la seguridad de los trabajadores, según la directora de desarrollo empresarial Larissa Bondarenko.

Bondarenko dijo que la empresa no podría atender los pedidos de 13.000 metros cúbicos de neón en marzo a menos que cesara la violencia. Afirmó que la empresa podría aguantar al menos tres meses con la planta cerrada, pero advirtió que si el equipo resultaba dañado, eso supondría un mayor lastre para las finanzas de la empresa y dificultaría la reanudación de las operaciones con rapidez.

También dijo que no estaba segura de que la empresa pudiera acceder a materias primas adicionales para fabricar neón.

El neón ucraniano es un subproducto de la fabricación rusa de . El gas, que también se utiliza en la cirugía ocular con láser, también se produce en China, pero los precios chinos están aumentando constantemente.

(Reporte de Alexandra Alper; reporte adicional de Brenda Goh; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Contenido relacionado