Inicio » el miedo choca con los llamados a la “libertad” en las protestas en China Por Reuters

el miedo choca con los llamados a la “libertad” en las protestas en China Por Reuters

by Editor
el miedo choca con los llamados a la "libertad" en las protestas en China Por Reuters

3/3

© Reuters. FOTO DE ARCHIVO. Una persona sostiene hojas de papel blancas en protesta por las restricciones a la enfermedad del coronavirus (COVID-19) tras una vigilia por las víctimas de un incendio en Urumqi, mientras continúan los brotes de COVID-19, en Pekín, C

2/3

Por Martin Quin Pollard

PEKÍN, 2 dic (Reuters) – Cuando una gran protesta en las calles de Pekín contra las estrictas restricciones frente al COVID-19 alcanzó su punto álgido el pasado domingo, varios manifestantes gritaron lo indecible: que el Partido Comunista en el poder y su líder, Xi Jinping, dimitieran.

Rápidamente fueron reprendidos por algunos compañeros de protesta.

“No hay que exaltar demasiado a la gente, (…) no hemos dicho que nadie deba dimitir”, dijo uno de los principales manifestantes a la multitud a través de un megáfono.

Fue una escena que se repitió en todo el país a lo largo del fin de semana, según las publicaciones en redes sociales y relatos de los testigos, ya que los manifestantes, hartos de la política de “cero COVID” de Pekín, sobrepasaron los límites al hablar de cambio en un país en el que el espacio para la disidencia se ha reducido drásticamente bajo el Gobierno cada vez más autoritario de Xi.

Tratar de calibrar el estado de ánimo en las mayores manifestaciones de China desde 1989 ha sido difícil cuando todo el mundo sabe que las autoridades y sus cámaras están vigilando en todo momento.

Algunas personas protestaban por un agravio específico, el confinamiento de su complejo residencial, por ejemplo; muchas otras, en general, por el fin de todas las restricciones por el COVID-19. Algunos pedían más libertades, como la democracia, y al menos unos pocos descargaron su ira contra Xi y el partido gobernante.

No está claro si la flexibilización de las restricciones del COVID-19 que se ha acelerado esta semana eliminará el ímpetu de las frustraciones que estallaron en el cuestionamiento público más importante en China continental desde que Xi asumió el poder en 2012.

Una de las palabras que surgió una y otra vez fue “ziyou”, según las publicaciones en redes sociales y relatos de los testigos, que significa libertad y puede interpretarse como una demanda de liberación de las restricciones del COVID-19 o un llamamiento a la libertad política y, por tanto, un cuestionamiento a las autoridades.

“Queremos libertad, no pruebas del COVID-19”, ha sido un cántico común.

Muchas personas de la multitud del domingo por la noche en Pekín gritaban: “Devuelvan la libertad al pueblo, acaben con los confinamientos”.

Pero eso preocupó a algunos en la multitud, según un testigo de Reuters.

“No grites eso”, gritó un hombre. “No digas locuras. No hablamos de política. Somos ciudadanos buenos y respetuosos con la ley”.

Aunque, sin duda, Xi ha defendido la política de “cero contagios”, por lo que incluso las críticas centradas sólo en los controles del COVID-19 son también críticas a su liderazgo, dicen los analistas.

“En cierto nivel, estas fueron erupciones de la democracia en el sentido más simple, obviamente no el sistema político organizado de la democracia, pero sólo una oleada democrática de personas que querían expresar lo que piensan y lo que sienten”, dijo John Delury, profesor de estudios chinos en la Universidad de Yonsei, en Corea del Sur.

EL “HOMBRE DEL PUENTE”

Las críticas públicas a Xi o al Partido Comunista son extremadamente inusuales.

“El chino medio sabe que es extremadamente peligroso cuestionar el Gobierno del Partido Comunista o a Xi Jinping por su nombre en cualquier contexto público”, dijo Delury.

“Hay un régimen de censura muy estricto que se basa mucho en la autocensura, pero la mano de hierro de la represión está ahí para imponerla”, dijo.

Poco antes de un congreso del Partido Comunista en octubre, cuando Xi se aseguró un tercer mandato, un hombre colgó pancartas criticando a Xi y los controles por el COVID-19 desde un puente de Pekín antes de que la policía se lo llevara.

Su acto fue noticia y le valió el apodo del “hombre del puente”. Algunos manifestantes dijeron a Reuters que se sintieron inspirados por su valentía y las palabras de sus pancartas fueron coreadas.

Pero muchos en las calles parecían decididos a mostrar a las autoridades que conocían los límites de sus manifestaciones.

“Aunque todo el mundo quería que Xi dimitiera, el orador principal sabía lo que tenía que decir, dijo a la policía que todos estábamos en el mismo bando e impidió que los espectadores gritaran cualquier cosa sobre la dimisión”, dijo el residente de Pekín Philip Qin, de 22 años, que presenció los actos del domingo.

Los manifestantes también recalcaron que no había “fuerzas extranjeras”, ni “organizaciones” detrás de ellos, y que se habían manifestado espontáneamente, según un testigo de Reuters.

China achacó las protestas prodemocráticas de 2019 en Hong Kong en parte a la intromisión extranjera.

“Al declarar que son espontáneas, están señalando al Gobierno que saben dónde está la línea roja y no la han cruzado”, dijo Diana Fu, profesora asociada de ciencia política en la Universidad de Toronto, en Canadá.

En Pekín, Qin dijo que no quería que las cosas fueran demasiado lejos, pero que también estaba orgulloso de la valentía de los que salieron a la calle y creía que había tenido un impacto.

“Esperaba que la multitud se mantuviera a salvo y no pidiera cosas que estuvieran demasiado fuera de lugar”, dijo.

“El mundo sabrá de nosotros. (…) Creo que tendrá una gran repercusión en las medidas de prevención del COVID-19 en el futuro”.

(Información y escrito por Martin Quin Pollard; información adicional de la redacción de Pekín, James Pomfret y Eduardo Baptista; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Contenido relacionado